Nebraska una melancólica historia de familia

Compartir:

 

Alexander Payne dirige Nebraska, una película nominada a seis Premios Oscar 2014, este reconocido director ya se ha alzado antes con la estatuilla gracias a cintas como Entre Copas y Los Decendientes. Este film compitió como Mejor Película, Mejor Actor Principal por Bruce Dern – quién también resultó ganador del galardón en el Festival de Cannes-, y Mejor Actriz De Reparto a June Squibb, y a pesar de no haber ganado ha dejado muy buenas críticas entre audiencia y medios conocedores; en la cinta, que se estrena esta semana en los cines nacionales, participa también el actor y comediante Will Forte.

Woody Grant un anciano con problemas de demencia senil, cree haber ganado un premio millonario que le cambiaría la vida. Dentro de la trama, filmada en melancólico blanco y negro, Woody arrastra a su hijo David, con el cual se lleva muy mal desde su alcoholismo, a hacer un viaje para cobrar el supuesto premio.

 Nestor Chayele / Afiche promocional de Nebraska

Bob Odenkirk interpreta a Ross, el hermano triunfalista de David, este, y la madre de ambos mueven la historia en varios sentidos, con diversos resultados, pero al final muchas preguntas asaltan al espectador, ¿Qué pasaría si tal premio no existiera? ¿Qué pasaría si Woody no hubiera ganado nada y todo fuera producto de sus desvaríos?

Cines Unidos y Cinex presentan en estreno una producción de buen cine, con una dirección impecable, y actuaciones magistrales que cargan con el peso de una historia sobre familia, la relación padre-hijo y el camino de un hombre al final de su vida.