La Cenicienta regresa a la pantalla grande con actores de carne y hueso

Compartir:

Disney reinventa la rueda, o mejor dicho los cuentos de hadas, con la reciente y grandiosa adaptación de La Cenicienta, una historia original de Charles Perrault y los Hermanos Grimm, que recibe nueva vida en 2015 gracias al estudio del ratón, esta vez con un enfoque más realista (sin dejar de ser una película de fantasía), oscuro y cargado de acción, en el que los personajes del clásico libro infantil serán representados por actores de carne y hueso, en contraste con el anterior esfuerzo de esta casa, en los años cincuenta, cuando se produjo como largometraje de dibujos animados, convirtiéndose en un éxito sin precedentes.Imagen promocional de La Cenicienta (2015)

La Cenicienta es la historia de una chica, Ella, representada en la pantalla grande por la actriz británica Lily James, quien es conocida por su aparición en la serie televisiva Downton Abbey, cuya malvada madrastra, interpretada por Cate Blanchett, la maltrata y la reduce al papel de sirvienta para ella y sus dos hermanastras, hasta que luego de un baile y mucha magia, consigue conquistar el amor del príncipe, Richard Madden (Game Of Thrones), gracias a una zapatilla de cristal.

Kenneth Branagh dirige la cinta, lo que asegura un tratamiento refinado y bien logrado al filme que se estrena esta semana en los cines nacionales, y que cuenta con una sensibilidad muy propia de los trabajos realizados por este actor y director, amante de Shakespeare y la literatura más clásica.

Helena Bonham Carter, Stellan Skarsgård, Hayley Atwell y Ben Chaplin también forman parte de este elenco, que ha creado grandes expectativas por tener la responsabilidad de llevar al mundo real, o lo más real posible, a una serie de caracteres icónicos del mundo del cine animado.