“Azul como el cielo”: una película sobre la paternidad

Nestor-Chayele-azul
Compartir:

Como parte de la programación del mes de febrero, la Cinemateca Nacional de Venezuela exhibió la película Azul como el cielo de Andrea Ríos. Nestor Chayelle te trae los detalles de esta producción cinematográfica venezolana.

Nestor-Chayele-azul
Azul como el cielo (Foto de http://www.amazoniafilms.gob.ve)

Sinopsis

Diego, un adolescente de 14 años, rebelde, holgazán y buen novio, espera con alegría el nacimiento de su primer hijo, pero Eduardo, su padre, reaparece en su vida tras haberlo abandonado y no parece aceptar a su nieto. Dos visiones sobre la paternidad se enfrentan buscando reconciliarse y lograr convivir.

Género: Drama.

Elenco

  • Diego: Jeixon Guillén.
  • Eduardo (padre de Diego): Francisco Denis.

Los acompañan Luis Valiente, Salomé Orsila, Juliana Cuervos, entre otros actores.

Ficha técnica

  • Dirección de fotografía: Antonio García.
  • Camarógrafo: Mauricio Siso.
  • Dirección de sonido: Eleazar Moreno.
  • Producción ejecutiva: Javier Beltrán.
  • Producción: Sudameris FilmCentro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), con el apoyo de Amazonia Films.
  • Coproductores: Adolfo López, Andrea Díaz.

Para saber más…

  • En principio, Ríos deseaba hacer una película sobre mujeres pero, durante la investigación de la preproducción en los sectores populares, la directora encontró que la mayoría de los adolescentes desean asumir la maternidad y la paternidad de forma responsable. Este hallazgo cambió el curso de su historia.
  • La película fue rodada en Tabayla LagunillaBosque pino y los páramos del estado Mérida para enaltecer el paisaje de esta zona de Venezuela. El 85% del reparto son habitantes de las zonas.
  • Según la realizadora, además de las relaciones familiares, otros de los grandes temas de la película son el embarazo precoz y el rescate del amor.
  • Este es el segundo largometraje de ficción de Ríos, quien tiene en su haber el mediometraje Un, dos y tres, mujeres (Fundación Villa del Cine) y Una mirada al mar (su ópera prima).

Una película venezolana dirigida principalmente para adolescentes y sus padres, y que, como nos tiene acostumbrados el cine de la región, ahonda en temas de interés social.